Gastronomía del mundo moderno en donde el cuchillo no conoce a su dueño

23/6/09

DE LA FICCION A LA REALIDAD

La cocina sucia

Hay sucesos que, al leerlos, nos transportan al universo literario de algún autor. Tanto se dijo, por ejemplo, que el caso Litvinenko parecía una novela de John Le Carré que el autor tuvo que negarlo. Él nunca dejaría un crimen con tantas pistas abiertas.

El reciente titular "un cocinero asesina a su pinche en la cocina y se da a la fuga en Barcelona" nos recuerda al subgénero literario que podemos bautizar como Cocina Sucia( de sangre, sudor y restos de farlopa). Se puede considerar padre del estilo al chef Anthony Bourdain, que en 2000 publicó Kitchen confidential, un recuento de sus aventuras como cocinero rock'n'roll- hasta él nunca creímos que el cassouletmaridaba con la heroína- en las cocinas de Nueva York. Imitadores aparte, el género ha crecido bien gracias a Calor, las memorias de Bill Bufford, el ex editor del New Yorker que lo dejó todo para ser esclavo culinario. El chef del restaurante para celebritiesThe Waverly Inn ha escrito su propio libro contando cómo (de mal) se elabora la comida de Dean&Deluca, el más famoso delicatessen de Nueva York. En ficción han contribuido al nuevo mito de la cocina como lugar para machos que viven al límite Irvine Welsh y Monica Ali, con una novela en la que pinches y fregaplatos de decenas de nacionalidades se afanan en la cocina de un restaurante de Londres apropiadamente llamado The Imperial.

Los dos magrebíes-eran como hermanos, decían los vecinos- que preparaban cordero en un asador castellano del Eixample derecho reclaman su novela.

No hay comentarios :