Gastronomía del mundo moderno en donde el cuchillo no conoce a su dueño

27/6/09

EL HOBBIE DE LA COCINA

Hombres profesionales hacen de la cocina un hobbie para sentirse mejor
En los últimos dos años creció del 50 al 80% la inscripción de varones en cursos de gastronomía.

"Cada día gallina, amarga la cocina", reza el dicho. Pero para ellos simboliza un cambio de hábito. Volver del trabajo, sacarse los zapatos, poner música y abrir el mejor vino es el escenario previo que eligen ahora muchos hombres profesionales para poner en práctica la receta que les permite romper con la rutina: la santa cocina.
Daniel López Rosetti, presidente de la Sociedad Argentina de Medicina del Estrés (SAMES), explicó a Clarín que un hobbie como cocinar es recomendado en pacientes estresados en una terapia integral. "Los hombres se están enganchando mucho con la cocina porque hay una flexibilización de las actividades que dan placer: buscan desafíos y una alternativa. Todo cambio les da otro horizonte. Además, está de moda". Justamente, la Asociación de Instituciones Educativas de Gastronomía de la Argentina (AIEGRA), aseguró que este año el 80% de los alumnos de las escuelas y cursos de gastronomía son hombres, mientras que hace dos años era el 50%.
Guillermo Nader, coordinador de la Academia Gastronómica Argentina contó que las cifras allí son las mismas y que todos los años se van incrementando las inscripciones de hombres que estudian sólo por placer. La Escuela del Gato Dumas es otro ejemplo. Según Federica Consentino, responsable del colegio de cocineros, la mayoría de los hombres que asisten tienen entre 18 y 20 años o son divorciados desde los 35.
"Usar el tiempo libre para cocinar, más que un pasatiempo o un hobbie, es un estilo de vida. Los hombres saben que la cocina seduce a las mujeres o amistades. Los hace más atractivos", aseguró. Martiniano Molina coincidió: "Hacer nuevos platos, experimentar los sabores, nos hace personas más creativas".
Algunos prefieren llamar a estos hombres fanatizados por el arte culinario como "gastrosexuales" después de que la consultora londinense Future Fundation, líder en tendencias, publicó una investigación en la que define a esta nueva generación. Se trata de hombres profesionales (de cualquier carrera) de 18 a 45 años, solteros o en pareja, aficionados por las cocina, culturalmente curiosos y viajeros. Les gusta desafiarse a sí mismos con una comida étnica en sus casas e ir a los bazares a comprar utensilios y productos. También son expertos en preparar una cena romántica, elegir los mejores restaurantes y vinos.
Pero para Rosetti un hobbie como la cocina "encierra un sano egoísmo". ¿Por qué? Dijo que una persona estresada se siente dominada y que no tiene control ni decisión por sí mismo sobre su vida. Y lo explicó: "Por eso, es muy importante para los hombres que eligen la cocina como hobbie: ellos necesitan desesperadamente salir de la rutina y despejar la mente. Cocinar les da placer y a su vez, pueden compartir lo con los demás".

No hay comentarios :