Gastronomía del mundo moderno en donde el cuchillo no conoce a su dueño

1/6/09

FALSARIUS CHEF

En nuestras cocinas, las latas, botes y congelados salen del armario para impresionar al paladar. Existe un maestro en este difícil arte de enmascarar la comida enlatada y de él solo conocemos sus recetas: es Falsarius Chef el auténtico rey de la cocina impostora.



Siempre posa con nariz de payaso y mandil de maestro culinario, pero engancha con sus polémicos platos y acaba de presentar su segundo libro que lleva por título “Falsarius Chef en su salsa”. Una obra elaborada con mucho humor y recetas aliñadas con una divertida historia. Algo más que un simple libro de cocina: “estafado de lentejas”, “pinchos antiresaca” o “el roscón republicano”, son algunas de sus obras maestras.

Falsarius nunca desvela su verdadero nombre, ahora si, no tiene pudor a la hora de decirnos su edad: 51 años. Otro de los grandes secretos del sumario es de dónde viene. Realmente da muy pocas pistas sobre su vida privada, aunque sí nos ha desvelado que actualmente reside en el Puerto de Santa María, Cádiz (al sur de España).

- ¿Qué es eso de “la cocina impostora”?.

- La idea parte de que la gente cada vez tiene menos tiempo y menos ganas para embarcarse en ir al mercado todas las mañanas a comprar productos frescos, así que lo que hacemos la mayoría es una compra grande a la semana en un hipermercado. Y ¿qué tenemos en casa? Latas, botes y congelados. ¿Qué más lógico y fácil, que desarrollar toda una cocina con esos productos que tenemos a mano? Frente a la cocina tradicional y un tanto utópica que es la cocina de mercado, yo planteo la cocina supermercado que es más prosaica, pero más realista.

- ¿Y el objetivo?.

- Hacernos la vida más fácil y comer bien.

- ¿Y además de fácil está rico?.

- Esta buenísima, quien prueba la cocina impostora cae en sus garras, porque una de sus cualidades, no por secundaria menos importante, es disfrutar del placer de engañar a los invitados y hacerles creer que te has pasado toda la mañana cocinando, que lo que les preparas son cosas muy elaboradas, cuando la realidad ha podido ser que las has hecho en 10 minutos y con unos cuantos truquitos. Ese es un placer añadido y no menos importante.

- ¿Cuál ha sido su mayor engaño?.

- Pues no sé, porque la verdad es que yo soy un profesional del engaño, estoy en el filo de la delincuencia casi… Hombre, en recetas un poco más sofisticadas, hago unas fabes con almejas riquísimas que parecen caseras absolutamente y son de lata, pero están "tuneadas" de tal forma, que cuelan mucho. También hago una paella espectacular, con el arroz suelto en su punto, que está hecha con vasitos de arroz para el microondas, aunque yo no lo uso… .

- ¿Con el microondas no se lleva bien, no?.

- Le tengo manía, no nos llevamos bien, es cierto. Un poco raro efectivamente, porque hago cocina rápida…pero no uso microondas.

- Porque además cocina de todo: primeros platos, segundos platos, postres… .

-- Si, además los postres me encantan siempre que sean tramposos. Antes era muy complicado hacer postres, eran dificilísimos, y creo que se pueden hacer de forma muy sencilla y que, además, quedan buenísimos.

- ¿Usted sabría distinguir un plato de cocina impostora de uno cocinado?.

-- Si quien lo ha preparado es un buen impostor, en ocasiones puede ser muy difícil distinguirlo. Creo que el 90 por ciento de la gente no diferencia, al final, si las judías de un guiso son de bote o de las que has puesto el día anterior a remojar. Si está bien hecho, es muy difícil, hay recetas en las que yo caería seguro. Otros platos son difíciles de confundir, si preparas unas sardinas de lata no hay engaño posible.

- ¿Es también un manitas en la cocina no precocinada?.

- Bueno, ayuda el hecho de haber abordado mucho la cocina convencional, te ayuda

para luego poder simplificar y poder quitarle todo lo que le sobra a un plato, dándote cuenta de qué elementos puedes sustituir por productos de lata, bote o congelados, a la hora de concebir una receta simple. Pero bueno, yo soy de lo más normal en la cocina convencional, me defiendo.

- ¿Como cocinero impostor, a que chef admira?.

- Me parece que Ferran Adriá hace cosas geniales, además él también practica una especie de impostura, porque una de las cosas que se hace mucho en El Bulli -su restaurante de referencia- es poner cosas que parecen algo y saben a otra cosa. Por ejemplo un elemento que parece una aceituna, luego sabe a ostras. Son procesos de elaboración complicadísimos, justo la antítesis de mi cocina. Admiro a todos los cocineros que hacen un trabajo creativo, y el Adriá y su equipo, me parece admirable.

Desde que Falsarius hiciera pública la cocina impostora ha trabajado, con muy buenas experiencias hasta el momento, en diversos medios: protagoniza una sección en la emisora de radio español Cadena Ser, ha trabajado en un canal de televisión, ha publicado recetas en el diario "El País"... aún sorprendido de la gran acogida que ha tenido, afirma que han sido experiencias que le han permitido profundizar en su cocina tramposa, pues como él mismo señala “cuanto más trabajas en una cosa, más descubres de ella”.

Su segundo libro promete consagrar el éxito que consiguió con el primero “Cocina para impostores” que ya va por la sexta edición.

- ¿Cómo son sus libros?.

- A mi los libros de cocina me han parecido siempre un latazo, llenos de cifras de medidas, de nombres raros…así que dije: ya esta bien, vamos a hacer un libro de cocina divertido.

- ¿Recuerda alguna anécdota con sus lectores?.

- En la feria del libro el año pasado en Madrid (España), vino un chaval de 10 años, que le encantaba la cocina, y trajo a sus padres empeñado en comprarles el libro, estuvimos charlando un rato porque le encantaba la cocina impostora. Me acuerdo también de un señor, que debía tener 70 años, que era uno de esos locos navegantes solitarios que van con su barco y se pierden un año. Me decía que le parecía maravilloso para llevarlo en su barco. Me he encontrado en diversas ocasiones con el público más variopinto e insospechado.

- ¿A quien quiere llegar con esta cocina?.

- Es una cocina que le viene bien a todo el mundo, especialmente a la gente que vive sola. Yo trabajo en pequeñas cantidades. Normalmente en los libros de recetas aparecen ingredientes para 6 u 8 personas. Puedes hacer un guiso rico, que normalmente es un latazo, pero si hacías unas lentejas, te pasabas un mes comiéndolas hasta que las aborrecías, incluso acababas dándoselas al perro… .

También creo que le interesa a los estudiantes y a las amas de casa, aburridas de pasar horas en la cocina para que luego llegue la familia y se lo zampe todo en 10 minutos y salgan pitando sin dar las gracias…Me viene mucha gente que nunca se ha animado a cocinar, que creían que era algo para expertos, algo muy complicado…y que con mis libros y mi blog han descubierto que se pueden hacer cosas muy luciditas, de una forma muy sencilla y que quedan muy ricas.

No hay comentarios :