Gastronomía del mundo moderno en donde el cuchillo no conoce a su dueño

27/6/09

RESTAURANTES UNDERGROUND

Restaurantes «underground», el último grito gastronómico en Londres

A nivel culinario se sabe que la cocina inglesa es terrible y que, al mismo tiempo, Londres tiene una de las más variadas ofertas de restaurantes del planeta. Pioneros en la incorporación a Occidente de cocinas de todo el mundo, buscadores de nuevas tendencias que permitan ser «trendy» (vanguardista de la moda), el último grito «cool» londinense son los «underground restaurants», una versión local de los paladares cubanos.

Son «underground» porque operan sin licencia y se dan a conocer por medio de redes sociales que no se encuentran en los directorios telefónicos o las revistas especializadas. Pero también son «underground» por esta búsqueda de la diferencia que persiguen los habitantes de esta ciudad. Los restaurantes operan en una casa privada, ofrecen un menú limitado a un precio asequible y están abiertos una o dos veces por semana. «The Underground Restaurant» en el noroeste de la capital abre los sábados por la noche y se especializa en comida vegetariana. Con espacio en la casa para recibir a unos 30 clientes, ofrece tres platos por 28 euros y la dueña de la casa es un personaje idiosincrático que ha adoptado el nombre mediático de Marmite Lover ya que no quiere decirle a nadie su nombre real.Marmite Lover es una anarquista que siempre soñó con tener un restaurante y que hasta ahora sólo había realizado su sueño cocinando para las masas hambrientas de los antiglobalizadores antes o durante sus protestas contra las reuniones del G8.
Local clandestino
El restaurante más «underground» de todos es «The moveable restaurant», prácticamente clandestino. Cada semana el restaurante abre sus puertas en una nueva casa. Al igual que Marmite Lover se especializa en variantes temáticas (noches de cocina india o mexicana, por ejemplo), aunque no tiene el límite de lo vegetariano y también realiza cenas con motivos históricos (Roma, Grecia...).
Son locales sin licencia que operan en casas particulares y ofrecen menús asequibles
Desde «The secret Ingredient» en el norte de Londres -seis platos y bebida por entre 20 y 25 euros- hasta el «Saltoun Supper Club» en el el sudoeste de la capital, este tipo de establecimientos ha florecido desde comienzos de este año, hasta el punto de que comienzan a ser incorporados por reconocidos críticos periodísticos a sus reseñas culinarias. ¿A qué se debe esta súbita explosión? La respuesta obvia es la recesión. Con aumento del desempleo y contracción crediticia, se vuelve muy atractivo cenar sin tener que hipotecar la casa, algo que no sucede con tanta frecuencia en Londres. Según el crítico culinario del «The Observer», Jay Trayner, «la blogoesfera ha sido fundamental para dar a conocer estos restaurantes».
Con la proliferación de «superchefs» convertidos en verdaderas celebridades televisivas, la cocina ha alcanzado una notable difusión entre los británicos, quienes aprenden en la escuela secundaria, como parte de su educación, los rudimentos de la cocina.
Para muchos de la generación de Marmite Lover estos restaurantes en la casa y sin el engorro financiero y burocrático de las licencias son la única posibilidad de cumplir sus sueños.

No hay comentarios :