Gastronomía del mundo moderno en donde el cuchillo no conoce a su dueño

7/6/09

VALLE DE UCO "ENCUENTRO GOURMET"

La Bodega Atamisque, ubicada en Tupungato, invitó especialmente a los miembros del Club del Gourmet Mendoza a un original almuerzo. Los invitados recorrieron las instalaciones y disfrutaron el inmejorable paisaje que ofrece el Valle de Uco en otoño.





Los miembros del Club del Gourmet Mendoza recibieron durante el mes de mayo una invitación muy especial. La Bodega Atamisque, ubicada en Tupungato, ofreció para ellos un almuerzo y un recorrido por sus instalaciones en el marco del inmejorable paisaje que ofrece el Valle de Uco en otoño.




Como no podía ser diferente esta vez, el grupo llegó de visita en su “Trafic Gourmet”, ya célebre en estos acontecimientos. Los anfitriones, Philippe Caraguel -director técnico- y Laura Luconi -del área de Turismo-, fueron quienes recibieron a los invitados y les “hicieron vivir una jornada inolvidable, que quedará entre los mejores recuerdos del club”, según señalaron sus protagonistas.



La hermosa bodega ubicada en Tupungato es única en su tipo. Junto a ella, pueden observarse los terrenos en preparación para lo que será el futuro campo de Golf Atamisque. Los bon vivant visitaron además las lagunas y criaderos de trucha antes del esperado almuerzo. Y para dar cuenta de ello, Jorge Ripa y Rodolfo Cavagnaro posaron, para MDZ, a orillas de la laguna y en medio de un paisaje espectacular.


En el Restaurante Rincón de Atamisque, comenzaron eligiendo las truchas para la gran comida y degustando vinos que muy pronto serán lanzados a la venta, entre ellos un Malbec, que luego de probarlo, aseguraron “será una sensación en el mercado”.


[Interior]

El almuerzo, especialmente preparado para la invitación a los "amantes del buen comer, consistió en una entrada de trucha ahumada y quesos y un plato principal con trucha asada y verduras al vapor. El postre consistió en un tiramisú y exquisitos bocados regionales.



El maridaje de vinos -blancos y tintos- y comida fue de un notable equilibrio y calidad.



“Nuestro anfitrión, Philippe Caraguel (foto derecha), no sólo demostró ser un gran conocedor de las costumbres y gustos de los mendocinos, sino que nos enseñó lugares, que seguramente y tal como siempre se afirmó, hacen de la finca y bodega Atamisque un lugar único en Mendoza, por su encanto y belleza”, aseguraron los hombres gourmet luego de la inolvidable experiencia gastronómica.

No hay comentarios :