Gastronomía del mundo moderno en donde el cuchillo no conoce a su dueño

29/7/09

GREMIOS SOLICITAN FLEXIBILIDAD LABORAL(CHILE)

Gremio gastronómico solicita que se aumente flexibilidad laboral en el rubro

Debido a que restoranes, bares y hoteles funcionan con un horario distinto al del comercio, la legislación vigente estaría limitando el crecimiento de la industria. Sin embargo, una política más adaptable podría elevar el riesgo de explotación y accidentes en el trabajo.
SANTIAGO, julio 28.- Actualmente la legislación laboral se ha convertido en todo un escollo para el desarrollo del rubro gastronómico-hotelero. Afectando la estructura de costo beneficio, el marco no permite adaptar el sistema de jornadas y salarios vigente a las necesidades propias de la plaza. Por ello, el sector solicita más flexibilidad.

Y para esto se requiere una legislación sectorial, dado que la industria desempeña una labor atípica, plantea Jacqueline Rodríguez, gerenta general de la Asociación Chilena de Gastronomía (ACHIGA), gremio que reúne a 200 actores de la plaza.

Con una medida como esta "podremos circunscribirnos en un horario completamente distinto, porque si no se nos hace extremadamente costoso mantener las planillas de trabajo al suministrar servicios de atención de garzones y de preparación de alimentos en la cocina", añade Fernando de la Fuente, presidente de ACHIGA.

Según explica el líder gremial, esto pasa porque "el rubro tiene un sistema completamente distinto al resto de los trabajos. No tiene parecido con el comercio, ya que trabajamos desde el momento que los potenciales consumidores salen a comer, después del horario de oficina. Y los fines de semana se extiende hasta más tarde".

Los empresarios llevan ya más de dos años haciéndole ver esto a la Subsecretaría del Trabajo, sin embargo a la fecha no han tenido resultados ni avances en la materia.

HORARIO SECTORIAL
La rigidez de la norma tradicional de contratación crea un problema financiero para restoranes, bares y hoteles que puede esquematizarse de la siguiente forma:

Para que un establecimiento pueda cerrar a las 4 AM un día domingo, debe tener personal en turno desde las 8 PM del sábado, cosa que se cumplan así las horas establecidas por la ley. El problema es que "si pasas del sábado a la madrugada del domingo, corre un día completo", explica De la Fuente.

Desde las 12 AM en adelante ya son horas extra, porque acabó la jornada. Pero crear un turno desde las 00:00 implica tener al garzón hasta las 8 AM del domingo, lo cual "no tiene sentido si el restaurant cierra por ejemplo a las 3 AM", dice el presidente de ACHIGA haciendo ver que hay una fuga importante de recursos en tiempo ocioso.

Por eso, es importante para el gremio contar con un estatuto propio para su rubro, tal como hoy ocurre con la jornada de los tripulantes de vuelo en las aerolíneas.

Y las ventajas de la flexibilización no sólo son para los empresarios, también para los empleados. "El sueldo de una persona que trabaja en un restorán en alto porcentaje es la propina y si le restringen su horario, le bajan su sueldo", acota Rodríguez.

Juan Pablo Swett, director general del portal de empleo Trabajando.com, opina que además la jornada excepcional otorga la posibilidad de que el trabajador pueda incrementar sus ingresos al poder realizar otro trabajo de medio tiempo.

RIESGOS IMPLICADOS
Pese a las ventajas de inyectar flexibilidad en las relaciones laborales del rubro, hay algunos riesgos que puede acarrerar para los trabajadores. En primer lugar, estima el psicólogo laboral Eduardo Abarzúa, director del Magíster en Gestión de Personas de la Universidad Alberto Hurtado, se ve afectada la remuneración.

Con el régimen actual, muchos meseros duplican sus ingresos trabajando más turnos o feriados. Pero "cuando hay jornada excepcional, el uso del sobretiempo se elimina casi a cero, ya que la empresa pueden ordenar trabajo de turno continuo", dice el experto. En efecto, ganan espacios de descanso pero pierden salario.

Otro punto, dice Abarzúa, es la desprotección de los trabajadores subcontratados, que pueden quedar fuera de los beneficios de los turnos fijados por la jornada sectorial.

Finalmente está el problema de la salud de los empleados. La creación de turnos continuos nocturnos o con más horas que la jornada ordinaria puede incrementar la accidentabilidad. "Lo que se ha observado es que entre los 6 y 8 meses de aplicado el turno continuo los accidentes se tienden a incrementar", explica el psicólogo laboral.

En esto coincide Swett, quien concluye que la flexibilización del horario de trabajo "puede afectar directamente la salud de quienes trabajan en estas áreas, y por ende, la posibilidad de enfrentarse a mayores riesgos de accidentes laborales, lo que finalmente termina afectando" al empleador en términos económicos de todas maneras.

No hay comentarios :