Gastronomía del mundo moderno en donde el cuchillo no conoce a su dueño

27/7/09

LOS FIAMBRES CAPTAN EL PUBLICO DE LA RURAL


ADEMAS DE LOS ANIMALES, SE DESTACAN LOS STANDS CON PRODUCTOS ARTESANALES O GOURMET

A los clásicos puestos de salamines y quesos se le suman los de comida con todo el marketing.

FIAMBRES. BONDIOLAS, LOMO AHUMADO DE TODO TIPO Y LOS QUESOS, LAS TENTACIONES DE SIEMPRE.

Dulces, alfajores, bombones. Patés, jamón de ciervo, conservas, hongos silvestres, salamines, quesos. Vinos orgánicos, licores, cervezas artesanales y hasta una bebida energizante (elixcor) de yerba mate. La Exposición Rural no sólo es la feria agropecuaria que reúne a más de 3.000 animales. Es también una fiesta para el paladar, un paraíso de sabores.
"Acérquese a probar este queso de campo", ofrecen a viva voz decenas de vendedores detrás de canasta abarrotadas de bondiolas, salamines y hormas de queso. En el pabellón gastronómico de La Rural es casi imposible resistir la tentación de degustar. Grandes y chicos saborean distintos productos artesanales, gourmet y especialidades regionales. Y, por lo general, terminan comprando.

Clarín recorrió los stands y en la mayoría aseguran que los precios son los mismos que ofrecieron el año pasado. ¿Cuánto cuesta? Aquí algunos ejemplos dulces: seis saquitos de infusiones frutales de la precordillera patagónica a 4 pesos; un frasco de dulce de Calafate (muy de moda por estos días) por 13 pesos; y tradicionales alfajores santafesinos a 3 y 4 pesos. La conocida marca Merengo muestra en su stand una torta rogel gigante de 1.000 kilos: "Lo vendemos por porción, cada una cuesta 30 pesos", señala Ricardo Briozzo.
La oferta dulce también incluye bombones, chocolates, zapallo en almíbar, miel y el infaltable y argentinísimo dulce de leche. Son varias las promotoras que despliegan decenas de cucharitas para deleitar a los visitantes. Un frasco de casi medio kilo cuesta cerca de 10 pesos.
"La gente mira, consulta y algo se lleva", dicen las vendedoras de Patagonia Argentina, mientras ofrecen tacitas de plástico de rosa mosqueta, recién llegada de San Carlos de Bariloche.
En apenas unos metros la oferta comienza a movilizar otros sabores. Alcauciles, pepinillos y berenjenas en conserva de aceite de girasol; aceitunas; aceite de oliva extra virgen y una exótica novedad: aceite de ajo. "Son productos naturales que elaboramos en Las Heras, Mendoza. Acá en Buenos Aires la gente se interesa y nos pide mucho estos productos. Tenemos buena expectativa para las ventas de este año", cuenta Miriam, encargada de Mamma Rosa.

Más allá de las novedades gourmet, los embutidos no dejan de ser las estrellas de esta feria. Queso de campo a 38 pesos el kilo, el condimentado sube a 44 y el gruyere a 66. La bondiola cotiza a 65 pesos el kilo y el lomo ahumado a 48. Hay ofertas de 2 salamines por 12 pesos y hasta bolsas de promoción pata llevarse una "picada" a casa: salamines, queso y pan casero por 35 pesos; si se suman 8 pesos se agrega un vino patero elaborado en Mendoza. La oferta de vinos es muy amplia, y los más promocionados son los orgánicos. Por el lado de las cervezas, la onda es probar las artesanales: rubia, negra, con frutas, picante, con miel y con chocolate. Y en esta muestra del campo no puede faltar la yerba mate. "Este producto tan argentino ya tiene su ruta gourmet: hay chefs que trabajan en su inserción en la cocina, y también hay sommeliers de yerba mate", cuenta entusiasmado Gerardo Bond, de la cooperativa de Colonia Liebig, de Corrientes, que elabora la yerba Playadito.

No hay comentarios :