Gastronomía del mundo moderno en donde el cuchillo no conoce a su dueño

21/8/09

COCINERO FIRAS (IRAK)


El cocinero Iraki que cautiva las mañanas nos cuenta de su llegada a los medios.

La invasión de 2003 expandió los horizontes culinarios aún más, según Firas.

Recién amaneció y el olor a carne y cebollas fritas inunda los estudios de televisión. Una señal clara de que "Buenos Días Irak" acaba de comenzar.

El programa de las mañanas iraquíes, que se retransmite en directo por la televisión estatal, es el ritual con el que muchos en esta nación comienzan su actividad. Y gran parte de ellos sintonizan el canal para descubrir los talentos culinarios del chef más famoso del país: Firas.

"Todo es cuestión de creatividad, de inspiración", dice durante uno de los descansos de su programa. "En Irak mucha gente no se da cuenta de que cocinar puede ser creativo y divertido".

Aunque no siempre fue así para él. Comenzó su carrera como ayudante en la cocina de un lujoso restaurante de Bagdad. Eran los años del régimen de Saddam Hussein, pero sus peores temores no los encarnaba el mandatario.

"Nuestro chef era un hombre escocés tan duro con nosotros que le teníamos más miedo a él que a Saddam. Pero era muy bueno y aprendí mucho de él", dice Firas.
Una guerra, pero más sabores

La invasión de 2003 expandió los horizontes culinarios aún más, según Firas, que consiguió un trabajo como cocinero en una empresa de logística estadounidense.

"De repente estaba frente a cocineros de otras partes del mundo, y frente a todas esas nuevas especias que traían consigo. Fue muy interesante".
Chef Firas

Por culpa de los problemas de seguridad, a Firas no le fue nada fácil aceptar el trabajo.

Pero por culpa de los problemas de seguridad, a Firas no le fue nada fácil aceptar el trabajo que hoy tiene en la televisión iraquí.

"Me ofrecieron el trabajo dos veces y dos veces lo rechacé porque era demasiado peligroso", recuerda.

Esas ofertas llegaban en una época en que las estrellas de la televisión corrían un serio riesgo de ser asesinadas, o secuestradas. Dos de los predecesores de Firas abandonaron el país por la guerra y se marcharon a Estados Unidos.

La violencia sectaria se sentía a diario en las calles de Dora, el barrio capitalino en el que vivía. A pesar de todo, él acabó aceptando. Y no se arrepiente.
Entre la violencia, Firas

Su espacio es ahora casi una excepción a los contenidos que llenan la programación local: noticias de actos violentos o crisis políticas.

"Lo que yo hago es importante. Hace que la gente sonría", asegura.

"Lo mejor es que incluso la gente que vive en zonas pobres me ve e intenta cocinar aquello que recomiendo. Incluso los que tienen una vida muy difícil".

"A veces cuando voy por la calle me sonrojo, porque parece que todo el mundo me quiere". Y las mujeres quienes más le adoran.
"Así debería ser"
Luna, ayudante del chef Firas

Luna, la ayudante del chef Firas, intenta que los hombres también cocinen en casa.

En su programa tiene incluso una ayudante personal: la glamorosa Luna, que representa a la mayoría de las fans de Firas.

Ella espera que, con la ayuda del chef, los hombres iraquíes se animen a entrar a la cocina más a menudo.

"Ellos no son como los europeos", dice. "No se interesan en cocinar. Pero el chef Firas es tan encantador, tan divertido, que incluso los hombres ven su programa".

Puede que él esté contribuyendo a la educación culinaria de los varones iraquíes, aunque reconoce que en casa no predica con el ejemplo.

"Rara vez voy a la cocina. Ni siquiera me hago una taza de té", dice. "En Irak pensamos que los hombres deben traer el dinero y las mujeres ocuparse de las casas. Así debería ser".
Platos nacionales

En Irak pensamos que los hombres deben traer el dinero y las mujeres ocuparse de las casas. Así debería ser

Chef Firas

Cuando su programa llega a su fin, todos en el estudio se apresuran para probar el último plato cocinado por el chef: cordero a la parrilla con verduras.

"Casi siempre cocino platos nacionales", explica. "Enseño cómo preparar cordero de diferentes maneras, y arroz... ¡y nuestra deliciosa sopa de pollo! Pero a veces también hago algunos platos europeos, aunque con un toque oriental para hacerlos más familiares".

¿Su favorito? Solomillo a la pimienta, dice relamiéndose.

Cuando "Buenos días Irak" termina, comienza un nuevo día en Bagdad. A este programa le suceden noticias deprimentes de muertes y violencia. Por eso muchos en el país cree que el espacio de Firas no es sólo una manera de aprender a cocinar.

Es una forma más agradable de comenzar el día.

No hay comentarios :