Gastronomía del mundo moderno en donde el cuchillo no conoce a su dueño

16/8/09

LA FLORESTA , (QUITO ECUADOR)


En una zona de La Floresta que no ocupa más de cuatro cuadras, en el último año y medio, se han inaugurado 10 restaurantes elegantes y dos más están en construcción.

Los lugares están a lo largo de la avenida Isabel la Católica, entre la avenida Rubio de Aré Vaid, en el nororiente, y la calle Luis Cordero, en el occidente.

A las orillas de la av. Isabel La Católica, durante las primeras horas de la mañana, son pocos los carros que se parquean. Sin embargo, pasado el mediodía, sucede lo contrario. “La gente viene a comer en alguno de los restaurantes que hay aquí”, dice Luis Humberto Gómez, uno cuidador de automóviles sobre esta arteria de La Floresta.

Los 14 restaurantes ubicados en este sector (cuatro de ellos tienen hasta 25 años en la zona) ofrecen múltiples variedades de comida. Se puede hallar carne argentina, pizza artesanal, comida italiana, española, japonesa, chilena, peruana, ecuatoriana; de Esmeraldas y de Guayaquil; del Mediterráneo.

Y así como hay diversidad de especialidades gastronómicas hay variedad en las diseños. El Takk tiene decoración surrealistas, el Sonetto tiene diseño medieval, el Segundo Muelle tiene un ambiente moderno...

Las opciones están destinadas a gente que pueden pagar comidas individuales que oscilan entre los USD 8 y 20. Solo en dos de los establecimientos, las comidas pueden ser más baratas.

Lucky González es la dueña del restaurante La Antojería Chilena, el cual lleva un año y medio abierto. A diferencia del resto de locales, en este lugar hay platos desde los USD 1,75.

Por otro lado, Bondiola Grill, donde la especialidad es la variedad en cortes argentinos, ofrece especialidades desde USD 3.

En esta zona se puede encontrar de todo. En el Takk se puede saborear una hamburguesa de salmón o el raviolis de cangrejo de La Trattoria.

El sector se ha convertido en zona de expansión de negocios de comida. Por eso, Daniela Rodas, gerenta del restaurante peruano Segundo Muelle, eligió este sector. “Además de la cercanía al Swissôtel y la presencia de oficinas a los alrededores”.

Para Juan Aulestia, un frecuente comensal, la ventaja del lugar es que se ofrece una variedad de comidas. “Cuando tengo visitas, hay como elegir lo que uno desee de acuerdo a la ocasión”.

No hay comentarios :