Gastronomía del mundo moderno en donde el cuchillo no conoce a su dueño

2/8/09

LA GRIPE "A" GOLPEA DURO ESTA TEMPORADA

La gripe golpeo muy duro a todo el pais , hoy uno de los departamentos mas afectados fueron los turisticos, cines , teatros , restaurantes y bares sufrieron una caida comparable e la crisis del 2001.


Los visitantes durante el invierno cayeron al nivel del invierno de 2001, antesala de la peor crisis que vivió el país. La tendencia negativa empezó hace un año y el sector reclama ayuda. Desde el Gobierno son menos pesimistas.

El avance de la "gripe A" hizo vivir a la provincia una de las peores temporadas invernales de la última década en materia turística. Es así que esta actividad ha estado literalmente "congelada": la notable disminución en la cantidad de visitantes se tradujo en menos reservas hoteleras, caída en las ventas de los comercios y de los restaurantes, y una agonía en la dinámica que habitualmente se da en los sitios propios de turistas.

Todos estos rubros han registrado niveles de actividad que se asemejan a los de 2001, antesala de la mayor crisis del país, según lo advierten los referentes privados del sector.

Pero lo peor aún es que todo esto se da en un contexto muy difícil para el sector turístico y sus actividades relacionadas, que vienen de ser golpeados fuertemente durante las dos temporadas pasadas, tanto en el verano 2008/2009 como en las vacaciones de invierno de 2008.

Caídas que se explican por una sucesión de hechos, como el conflicto del Gobierno con el campo, los cortes de rutas, la inflación, la crisis económica internacional y nacional, la devaluación en Chile y Brasil, el dengue y la incertidumbre preelectoral, a los que en la reciente temporada invernal se le sumó la emergencia sanitaria por la influenza H1N1 y las consecuentes restricciones oficiales para prevenirla.

Claro que la evaluación acabada de la situación no es posible debido a que desde la Secretaría de Turismo adujeron no tener aún estadísticas sobre la cantidad de visitantes durante el invierno y para contar con ellas habrá que esperar. Igual, hay un par de indicadores relacionados con las actividades vinculadas al turismo que son testigos de esta realidad.

Al respecto, Adolfo Brennan, de la Cámara Empresaria de Comercio, Industria, Turismo y Servicios de la Ciudad de Mendoza (Cecitys), precisó que "en los 30 días anteriores al 24 de julio, las consecuencias en términos económicos de la gripe A han implicado una pérdida aproximada de $171 millones en el comercio minorista local, en la venta de restaurantes y hoteles".

Es así que si a la reducción en la demanda por el ajuste del consumo de la gente que se viene registrando desde el año pasado, que promedia entre un 10% y 15% mensual, se le suma el 20% de reducción producto de la pandemia, "en total la retracción de la actividad asciende al 35% en un año", enfatizó Brennan.

En total coincidencia, ningún referente del sector dejó de advertir que las medidas de prevención que encaró el Gobierno provincial para combatir esta enfermedad provocaron una caída aún mayor en las actividades vinculadas al turismo durante julio.

Puntualmente, criticaron aquellas referidas a la prohibición del ingreso de menores de 18 años a lugares públicos cerrados (que ya no rige desde el 24 de julio) y la otra que tuvo que ver con los restaurantes, cines y casinos, que implicaba que éstos debían trabajar al 50% de su capacidad (que deja de tener vigencia a partir de mañana).

En este sentido, Daniel Rímola, presidente de la Cámara de Turismo, puntualizó que principalmente la primera medida los perjudicó mucho "porque las padres no sabían qué hacer con sus chicos. Lo que indignó a los turistas provocando no sólo pérdidas inmediatas en términos económicos, sino que tal vez la pérdida para siempre de los clientes".

Al tiempo que se quejó además porque "estas restricciones surgieron en un contexto en donde Mendoza era una de las que menos infectados registraba por la gripe A, al tiempo que algunas otras provincias donde esta enfermedad había afectado aún más, no tuvieron en cuenta medidas de esta naturaleza".

Tampoco la influenza N1H1 pasó desapercibida en las ventas del Mendoza Plaza Shopping. A propósito, según fuentes de este complejo comercial, "con el surgimiento de la gripe A y frente a las medidas tomadas por la provincia, durante los primeros días de julio una menor cantidad de público visitó el complejo, provocando una caída en las ventas que ha sido de un 10% a un 15% aproximadamente".

Lo cierto es que de no haber acontecido este fenómeno, el vocero destacó que "las ventas habrían mantenido su ritmo de crecimiento del 20% anual de los últimos meses". Lo que implicaría que por el fenómeno de la gripe A las ventas se retrajeron entre un 30% y un 35% anual en el último mes, valores que coinciden con los datos aportados por Brennan.

Y mucho de esa caída de ventas tiene que ver con la caída turística: en el Shopping, durante la temporada alta, "el 19% de las ventas corresponden a turistas, mientras que en el resto del año el porcentaje ronda 6%", según la fuente consultada. En tanto que para los comercios de la ciudad, Brennan señaló que "en una temporada los turistas levantan en promedio 10% las ventas, y en esta temporada han aportado nada".

En sintonía con los otros representantes del sector de turismo y actividades vinculadas, Javier Agrelo, de la Asociación Mendocina de Agencias de Viajes y Turismo, declaró que "los efectos de la gripe A han sido los peores de todos, ya que en las últimas semanas hemos estado trabajando un 70% por debajo de 2007 y un 50% menos de la actividad normal".

Por su parte, Daniel Cocco, titular de la Asociación Mendocina de Empresas de Turismo Automotor, que nuclea a 20 empresas del sector en Mendoza, dijo que tienen una caída en la actividad "del 60% en julio respecto a igual mes de 2008. Y en lo que va del año la retracción asciende al 35%".

Alojamiento retraído

Durante la temporada alta del invierno que abarcó los últimos 15 días, según los datos provistos por la Asociación Empresaria de Hoteleros, Gastronómicos y Afines (Aegha), la ocupación hotelera para la primera semana (que arrancó el 20 de julio) alcanzó en toda la provincia el 57%, en tanto que en la segunda semana (a partir del 27 del mismo mes), fue aún menor ya que rozó el 47%.

"Comparado con el invierno del 2008 hay una baja sustancial ya que en esa época la ocupación hotelera era del 80% en la provincia", así lo advirtió Alberto Romero, quién es el presidente de esa asociación.

Además, Romero sostuvo que bajo el efecto de la gripe A "julio cierra con un 60% menos de turistas en Mendoza. Este dato más la caída en la ocupación hotelera y en las demás actividades relacionadas registran bajas que son comparables a la de la crisis de 2001", destacó.

Ahora, si las cifras sobre ocupación hotelera se discriminan por territorios, las disparidades son notables. Es así que durante la primera semana de la temporada alta, la ocupación hotelera en la Ciudad de Mendoza en promedio fue del 46%, en Malargüe del 71% y en San Rafael del 65%. Todo esto según los registros de Aegha.

Respecto de este tema, Romero se quejó y señaló que "las zonas de nieve han tenido menos éxodo de turistas porque no han respetado las medidas de prevención de la gripe A como sí ha ocurrido en el Gran Mendoza".

En tanto que para esta última semana, cuando ya no estaba en vigencia la medida que prohibía el ingreso de menores de 18 años a lugares públicos cerrados, los números fueron del 36% para el Gran Mendoza, del 71% para Malargüe y del 33% para San Rafael, según Romero.

En tanto que los datos que aportó la Secretaría de Turismo, aunque son provisorios, avizoran un panorama que están en correlación con de Aegha, pero aún son algo más alentadores. Según esta fuente oficial, en ambas semanas la ocupación hotelera fue similar.

Concretamente en el Gran Mendoza se alcanzó el 45% de la capacidad; en Malargüe el 65% y el 90%, según sean hoteles ó cabañas y en Las Leñas un 85%. Entre un 65% y un 75% en San Rafael y finalmente cerca de un 85% y un 90% en Uspallata y Cacheuta.

A propósito, Luis Böhm, secretario de Turismo, advirtió que es imposible estimar la pérdida económica que ha generado la gripe A en Mendoza, reconoció que "este año como el 2008, será difícil para el turismo local como consecuencia de lo que sucedió con el conflicto con el campo, la crisis internacional, por el aumento en la oferta hotelera y por supuesto por la gripe A".

Sin embargo el funcionario relativizó los efectos negativos de estos factores: "Aquellos que realizan promociones, como las agrupaciones del sector de Malargüe y San Rafael, han registrado durante esta temporada niveles de ocupación menos alicaídos que los del Gran Mendoza e incluso mayores que otros años".

Aunque no todos opinan lo mismo que Böhm al respecto: en la edición del 24 de julio pasado de Los Andes, desde la Cámara de Turismo de San Rafael, Juan Carlos Llanos declaró que "le cayó la piedra al turismo. Hemos pedido que se decrete la Ley de Emergencia Económica para el sector así se toman medidas reactivas antes que se pierda aún más esta actividad".

Una tendencia que incluso se confirma con los datos de la propia Secretaría de Turismo. A propósito, la ocupación hotelera en toda Mendoza para julio pasado (hasta el día 20 de este mes), bajo los efectos de la gripe A, sí ha tenido diferencia notables respecto a la de los años anteriores y no presenta contrastes sustanciales con el mismo dato que se releva en el Gran Mendoza (ver infografía).

Puntualmente, y según fuentes oficiales, en los primeros 20 días de julio del 2007 la ocupación hotelera para la provincia alcanzó el 58%, mientras que en ese mismo período pero de 2008 fue del 44% y cayó al 33% en 2009. En tanto que este dato en la provincia pero para junio de 2009 fue levemente superior al de ese mes de 2008.

Futuro incierto

Romero comentó que "como el 80% de los turistas de Mendoza son de Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos y Córdoba, esta actividad estará directamente correlacionada con la del campo. Por lo que a futuro tenemos que estar esperanzados en que se arreglen la situación".

En cuanto a lo que se puede esperar para lo que resta del año, Böhm aclaró que "la gripe A ha venido para quedarse, pero no sólo en Mendoza sino en todos lados. Por lo tanto a cada momento veremos que medidas tomamos". En tanto que sobre los rumores de un brote de dengue cuando comience a elevarse la temperatura, el funcionario sostuvo que "en Mendoza esto no afectará, aunque si en el noreste del país".

Por su parte, el vocero del Mendoza Plaza Shopping, con una mirada más optimista, indicó que para el último trimestre del año esperan alcanzar "el promedio de ventas del año anterior, aunque no representa un crecimiento comparando año a año sí significará una importante mejora en relación al actual escenario", subrayó.

Por el momento, la Federación Económica de Mendoza (FEM) y la Cecitys han solicitado una reunión con el ministro de Producción de la provincia, Raúl Mercau, para plantear la situación que atraviesa el sector y por la brusca caída en las ventas a causa de la gripe A. La idea es plantea a las autoridades una prórroga de 90 días para el pago de ingresos brutos. Al tiempo que la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) ha peticionado lo mismo para el IVA y las cargas sociales al Gobierno nacional.

También los referentes del sector turístico y de las actividades relacionadas sostuvieron que intensificarán las promociones para atraer turistas a Mendoza, a la par de solicitarle aportes monetarios para este fin al Gobierno.

Por ahora, el Fondo para la Transformación y el Crecimiento ha habilitado para las empresas relacionadas con la actividad del turismo una línea de financiamiento para afrontar el pago de salarios durante tres masas, con un tope de $120 mil y con tasas de interés que no superan el 10% anual.

No hay comentarios :