Gastronomía del mundo moderno en donde el cuchillo no conoce a su dueño

10/8/09

EL MUNDO EN UN PLATO

Los cinco continentes, en el plato

Sushi, cuscús, picaña o quesadillas eran, hasta no hace mucho, bocados exclusivos sólo al alcance en los restaurantes de las ciudades más cosmopolitas. Sin embargo, la cada vez mayor exigencia a nivel gastronómico por parte de la sociedad no ha pasado desapercibida para la restauración lucense, y cada vez son más los locales de la ciudad que optan por presentar a sus clientes una oferta culinaria capaz de responder a la más variada demanda.



Japón, Brasil, Cuba o el Magreb son lugares que suenan muy lejanos. Sin embargo, y gracias a la oferta gastronómica de la ciudad, es posible disfrutar de los sabores típicos de estos países sin viajar.



«Auténtica comida japonesa». Ésta es la frase con la que el director del restaurante El Japonés, Víctor Suñe, resume la filosofía de su local. El Japonés presenta una carta de 51 platos entre los que, según Suñe, «es muy difícil no encontrar algo de tu gusto». Por un precio razonable, es posible disfrutar de una genuina cocina nipona, con las distintas variedades de sushi como producto estrella. «Ajustamos el precio en función de los ingredientes, para ofrecer un producto con un coste acorde a la calidad de los mismos», dice Suñe, que califica la cocina nipona como «una de las de mayor calidad».



Este empresario asegura que el 90% de los productos que ofrecen «proceden directamente de Japón». Sin embargo, las materias primas no son lo único foráneo de este restaurante, ya que la totalidad del servicio procede de fuera de Galicia, y cuenta con auténticos expertos en preparación de comida japonesa, con el chef Ángel Camacho a la cabeza.



Cocina caribeña

«A los jóvenes les gusta mucho esta comida». Tras ocho años al frente del restaurante Salsabor, Dayuris Ramos asegura haber conseguido enganchar al público lucense. «Al principio costó bastante, pero ahora la aceptación es muy buena y la gente repite siempre. Hemos conseguido engancharlos».



La elaboración de los platos respeta la tradición culinaria de Cuba y México. El arroz, las habichuelas y los frijoles son los ingredientes básicos de los platos cubanos, mientras que México está presente con su tosta de trigo o maíz rellena.



«Los platos que más gustan son las quesadillas vegetales, los burritos y la ensalada caribeña», comenta Ramos, al tiempo que trata de desterrar el viejo mito del exceso de picante en la comida mexicana. «Hay comidas muy picantes, pero nosotros tenemos de todo».



En lugo, como en áfrica

Una alternativa a la comida caribeña es la que ofrece el mesón O Forno. El local regentado por Suso Carreira está especializado en comida árabe, concretamente del Magreb.



Tras más de una década de experiencia y con un nutrido grupo de clientes fieles, degustar comida magrebí en Lugo ya es para muchos casi una tradición. «Vienen con sus familias y amigos como si fueran a tomar el pulpo».



Cuscús, rghaif, keftas o tajín son términos muy comunes para este hostelero lucense, que explica que «el cuscús es la comida más importante del mundo árabe, y hay millones de personas que se alimentan de él. Además, es asequible para todos los paladares».



Carne de suramérica

«La picaña es la reina del Rodicio», asegura Francisco Javier Vizcaíno, encargado del local. Esta carne procedente de Brasil es, sin duda, la protagonista de la oferta culinaria del restaurante Rodicio.



«Es una carne muy sabrosa y de gran calidad. Ofrecemos piezas enteras sin adobos ni camuflajes; sólo sal y el trabajo del carbón». «Nuestra degustación consta de 13 carnes y 9 guarniciones diferentes. Esto hace que el cliente quede satisfecho y vuelva», añade.



Otros sabores del mundo también tienen cabida en Lugo, donde los ya habituales restaurantes de cocina italiana, argentina, portuguesa o china completan la variada y cosmopolita oferta culinaria de la ciudad.



Al final, la elección del lugar de destino en este viaje gastronómico depende, como siempre, del gusto del cliente.

No hay comentarios :