Gastronomía del mundo moderno en donde el cuchillo no conoce a su dueño

17/5/11

FINAL ARGENTINA BOCUSE D ´OR

El cocinero de Bariloche Emiliano Schobert se quedo con el segundo lugar en la final de concurso para representar a la Argentina en el prestigioso festival.


El cocinero local Emiliano Schobert obtuvo el segundo lugar en la final nacional que clasificó a un exponente argentino para el Bocuse d'Or 2013, el concurso de cocineros más importante del mundo. Schobert fue el único representante de la Patagonia y compitió con otros 7 profesionales, de diferentes ciudades. El primer lugar fue para Duilio Gorgal, del colegio de cocineros Gato Dumas, residente en Buenos Aires.

Gorgal, quien es el jefe de docentes en el colegio que fundara Dumas, obtuvo 672 puntos, mientras que Schobert sumó 655. En tercer lugar, bastante más lejos, clasificó Leonardo Zaracho, con 552 puntos, quien trabaja en el hotel Hilton de Buenos Aires.

El segundo obtenido por el director de la escuela de cocina El Obrador, confirma el muy buen nivel de la gastronomía cordillerana, cuyos exponentes son reconocidos a nivel internacional.

El Bocuse d'Or es un evento donde los cocineros participan en forma individual y luego representan a Argentina, como país, en la instancia latinoamericana y en la final mundial, que se realiza en la ciudad de Lyon, Francia, cada dos años.

En esta instancia, llevada a cabo durante el fin de semana en el Instituto Argentino de Gastronomía (IAG), de Buenos Aires, cada cocinero tuvo que preparar en un máximo de tres horas y sin ningún tipo de asistencia, siete porciones de gigot de cordero con tres guarniciones y un máximo de dos salsas. Mientras, un jurado integrado por reconocidos chefs y profesionales de la gastronomía, supervisaban las recetas y evaluaban los platos elaborados a través de un sistema de puntos, teniendo en cuenta: sabor, técnica, guarniciones, higiene, creatividad y presentación.

Schobert dijo estar muy conforme con su trabajo y que su bandeja final fue muy bien ponderada por los jurados. "El plato gustó y me motiva para volver a presentarme en una próxima edición", dijo. Reconoció que competir con los mejores cocineros de Argentina, que tienen el respaldo de grandes hoteles y escuelas de gastronomía es difícil, pero también motivador.

Los gigot del representante patagónico fueron acompañados con guarniciones de alcauciles, batatas y morillas y la carne se preparó con base en sauco, arvejas y menta.

No hay comentarios :