Gastronomía del mundo moderno en donde el cuchillo no conoce a su dueño

8/8/12

10 RESTAURANTES LONDRES BARATOS

Londres cuenta con buenos restaurantes y en caso de hospedarse en un hotel elegante, el conserje, por lo general, será capaz de conseguirle una buena mesa.
Para aquellos que quieran escapar de la comida a precios desorbitados debido al bombo publicitario de los Juegos Olímpicos, aquí hay 10 propuestas a bajo coste. En todos los casos, la comida es caliente, el servicio cálido y el ambiente fresco. Además, el precio oscila entre 20 libras (25 euros) o menos por persona en la mayoría de lugares.


1.- Asiático: Sedap es un restaurante familiar de Malasia, donde cocinan mamá y papá y las hijas sirven sus auténticos platos como Penang Char kway teow (fideos fritos de arroz con gambas y brotes de soja, salchichas chinas, huevo, pastel de pescado, salsa de soja, cebollino y la pasta de chile). Es un destino para los amantes de Nyona (cocina china-malaya). El almuerzo sale a partir de las 7,80 libras (9,8 euros).
2.- Barbacoa: Pitt Cue es un restaurante pequeño y no se reserva, así que es mejor evitar las horas punta o ir mentalizado para una larga espera. Hay platos del día, así como unos cinco platos principales que vienen en una bandeja especial con un trozo de pan a un lado. Merece la pena esperar por la comida en una ciudad donde la barbacoa no es lo mejor, Pitt Cue está en otro nivel.
3.- Asador: Zedel es la hermana pequeña de la Wolseley, un lugar donde encontrar una mesa durante los Juegos Olímpicos puede ser tan difícil como una carrera de obstáculos. Zedel se ve grande, y sin embargo, los precios son bajos. El menú tiene un precio fijo de 8,75 libras (11 €) por dos platos, y el vaso de vino a partir de 3 libras (3,78 €). Incluso si no llega el presupuesto, este es un destino atractivo para ir a comer.
4.-Hamburguesas: Burger & Lobster lo llevan los propietarios de restaurantes Goodman, conocidos por su carne de alta calidad y excelente servicio. Aquí, la fórmula es extremadamente simple. En lugar de menú, se pide una hamburguesa o una langosta, con la opción a un rollito de bogavante. Los platos vienen con patatas fritas y ensalada. ¿El precio? 20 libras (25 €), que viene a ser barato para la langosta y un tanto caro por una hamburguesa, pero está bien.
5.- Fish & Chips: Poppies es un poco más elegante y moderno para este tipo de cocina, incluso si 'Pop' Pat Newland hubiera estado friendo durante más de medio siglo. En los entrantes se pueden incluir boquerones y calamares y se sirve una gama de peces de origen sostenible - incluyendo el mero -. Se puede optar por un bacalao tradicional y patatas fritas con puré de guisantes seguido de helado. El servicio es amable, el lugar tiene un aire retro y hay una carta básica de vinos.
6.- Indio: Roti Chai es el local que más a menudo visito cuando no estoy evaluando restaurantes de lujo. El menú se centra en la comida callejera india como la tarka dhal (lentejas amarillas), dhokla (torta guyaratí de garbanzo al vapor) y samosas. También hay curry, entre ellos el de Manchuria, con influencias chinas. Mi favorito es el chile paneer hakka, una especialidad picante de Calcuta. (Hay un comedor en el sótano para las comidas más formales).
7.- Ramen japonés: Tonkotsu es un nuevo bar de ramen (versión japonesa de las sopa de fideos chinos) en el corazón del Soho. El menú es breve, porque en este lugar es todo fideos en un rico y carnoso plato. También se pueden pedir dumplings hervidos (bolitas de masa rellenas de carne) y ensaladas. Tonkotsu a menudo se llena, pero vale la pena estrujarse por estos grandes ramen. Es propiedad de los mismos que regentan el sushi Tsuru.
8.- Libanés: Yalla Yalla sirve comida libanesa de la calle, como el hummus, falafel y kibbe nayye (cordero a la tártara con trigo molido especiado, cebollas, menta fresca y albahaca.) También hay una muestra de vinos libaneses. Las opciones para la comida del Medio Oriente no son tan numerosas como cabría esperar, de ahí que Yalla Yalla tuvo mucho éxito y se expandió más allá del pequeño y originario local en el Soho.
9.- Tapas: Morito es un pequeño restaurante de tapas y entremeses de barra en Exmouth Market, una calle que está desarrollando una gran reputación como destino gastronómico. Morito es el bebé de los propietarios del restaurante Moro, y la comida es muy buena. A parte de las habituales raciones pequeñas, los platos pueden incluir mollejas con piquillo, lechuga, ajo crujiente o la caballa con hinojo y alcaparras. La carta de vinos no es muy extensa, sin embargo, hay opciones interesantes.
10.- Bar de vinos: 28-50 sirve más de 30 vinos junto con platos al estilo bistró francés. Se trata del "taller de vino y cocina" de los propietarios del restaurante Texture, Xavier Rousset y Aggi Sverrisson, quien anteriormente trabajó para Raymond Blanc en Le Manoir aux Quat'Saisons. Son apasionados de la comida, el vino y el servicio. Los precios son bajos y los estándares altos.


Buscador de Recetas

No hay comentarios :