Gastronomía del mundo moderno en donde el cuchillo no conoce a su dueño

27/4/11

COCINERO JUAN ANDRES UNA VISITA INSPIRADORA

El cocinero visito su primera escuela para llegar al corazón de los nuevos estudiantes y reflejar su amor por la gastronomía.


Los recuerdos se le amontonaron como ingredientes de nuevos platos que aún no llega a controlar. Nada más entrar por la verja de la Fundación Santa María de Belén, la nostalgia le dominó. "Hacía 14 años que no volvía al lugar donde comenzó todo". Con estas palabras se presentó Juan Andrés Rodríguez Morilla a los alumnos del ciclo de Grado Medio de Cocina y del ciclo del Grado Superior en Restauración de la Escuela Santa María de Belén, de esta fundación onubense, dirigida por Paula Santiago, y ubicada en la carretera de la Cinta de la capital. "Yo comencé a interesarme por la gastronomía aquí, en este mismo lugar. Mis inicios en la cocina fueron en este centro", comentó. Se trata de un lugar al que llegó de rebote. "A mí no me gustaba mucho estudiar, en aquellos momentos no sabía qué hacer con mi vida", añadió.

No obstante, "en esta escuela de la vida me enseñaron algo muy importante: a superarme, a luchar y trabajar por una meta, una meta que alcanzaría sólo si me lo proponía en serio".

Rodríguez Morilla recaló en el centro de Secundaria de esta Fundación en el curso 97-98. "Se ofrecía como asignatura Cocina y a esa me apunté", recordaba, reconociendo que por aquellos años el mundo gastronómico no le interesaba demasiado. "Nunca había pensado dedicarme a él", apostilló. Sin embargo, en el transcurso de ese curso la semilla fue germinando. "La pasión de los profesores a la hora de dar sus clases -aún recuerdo los apuntes de Cocina que nos hacía copiar a mano Jesús Raposo-, el trato que nos daban... Todo fue, poco a poco, inclinando mis preferencias hacia este mundo que tanta satisfacciones me está dando", recordó.

Unas preferencias que nacieron desde lo fundamental. "Lo mejor que tuvo y que tiene este centro Virgen de Belén tanto en la asignatura de Cocina en Secundaria como en su Escuela de Hostelería es que se aprende a cocinar desde la base. ¡Para qué queremos aprender a elaborar una crema de lentejas si no sabemos primero cocinar unas simples lentejas!" espetaba, a la vez que advertía a los presentes que, incluso, para hacer este típico plato, hacía falta "poner interés, ganas y esfuerzo porque ese pundonor después os va a llevar a la alta cocina así como a conseguir todo aquello que deseáis en la vida".

De "esta pequeña escuela por aquel entonces" Juan Andrés ha llegado, tras muchos años de trabajo y estudios con los mejores cocineros de España y del extranjero, a ser el mejor cocinero de España en 2009. "No ha sido fácil llegar hasta aquí, el mundo de la cocina, desde un punto de vista profesional es muy duro. Cuando lo entiendes y lo aceptas comienzas a disfrutar del mismo y a alcanzar metas".

Después de presentarles varias de sus suculentas recetas, el cocinero onubense animó a los alumnos a trabajar y estudiar "porque ojalá el mejor cocinero de España dentro de unos años sea uno de vosotros". <---Segunda parte del texto --->

No hay comentarios :