Gastronomía del mundo moderno en donde el cuchillo no conoce a su dueño

15/2/10

EL COCINERO FERRAN ADRIA DESMIENTE LAS DECLARACIONES


El cocinero atribuye la información, publicada en un blog de 'The NY Times', a una "confusión dialéctica sin mala fe"


El cocinero catalán Ferran Adrià ha negado en declaraciones a EFE que vaya a cerrar su restaurante El Bulli de manera permanente, como asegura el diario The New York Times, que reproduce una entrevista con el propio Adrià.

Adrià, proclamado reiteradamente como 'el mejor cocinero del mundo' por críticos y las más prestigiosas guías y publicaciones de la gastronomía, ha desmentido sus supuestas palabras reproducidas por un blog de la publicación, y las ha atribuido a "una confusión dialéctica sin mala fe".

El cocinero ha asegurado que "nada ha cambiado respecto de lo que anuncié en enero en Madrid Fusión, por lo que El Bulli cerrará sus puertas en 2012 y 2014 y volverá a abrirlas en 2014". Según Adrià, "el modelo de El Bulli persistirá entonces a través de una fundación". Si bien no ahondó en las causas del cierre, en noviembre pasado se refirió a la crisis económica y a la necesidad de que los restauradores tengan "conciencia" de empresarios y hagan un control presupuestario exhaustivo en sus establecimientos.

Según lo publicado por el The New York Times - que en 2003 dedicó a Ferrán Adrià un especial de doce páginas - el cocinero afirma que la decisión de que el cierre fuera permanente lo tomaron él y su socio esta semana, y que en su lugar abrirían un centro de estudios de alta cocina avanzada.

Durante varios años, El Bulli -merecedor de las máximas calificaciones de las Guías Campsa, Michelín, Gourmetour y GaultMaillau- cerraba durante seis meses para que Adrià y el resto de cocineros pudieran dedicarse a innovar y a desarrollar nuevas técnicas.

El Bulli es conocido por deconstruir los platos e invertir los estados físicos de los ingredientes, de manera que las salsas se convierten en alimentos sólidos, y los sólidos, en aromas o espumas.

En la entrevista con Andrew Ferren -que aparece en el blog Diner's Journal del NY Times-, Adrià habría revelado el peso económico de la decisión que ha tomado al cerrar el restaurante, tras confesar que él y su socio, Juli Soler, sufren pérdidas anuales de medio millón de euros con El Bulli y su taller de cocina en Barcelona. Con este nivel de pérdidas, "es preferible que dediquemos el dinero a algo más grande, que permita expandir el concepto y el espíritu que El Bulli representa", habría dicho el cocinero.

Siempre según la entrevista publicada en el NY Times, Adrià habría dicho que con el "ritmo bestial" que impone El Bulli, donde hay una lista de espera de tres mil personas, es "imposible de continuar".

No hay comentarios :