Gastronomía del mundo moderno en donde el cuchillo no conoce a su dueño

4/5/09

BARILOCHE PREPARA SU GASTRONOMIA PARA LA TEMPORADA

Bariloche renueva su gastronomía para el turismo

La ciudad se prepara para la próxima temporada invernal. Una de las propuestas es la gastronómica, con el programa denominado "retiro gourmet".

Cocineros y turistas trabajan juntos para lograr variados platos autóctonos en plena naturaleza. Quienes optan por esta propuesta cocinan variados productos zonales.


Cocineros y turistas trabajan juntos para lograr variados platos autóctonos en plena naturaleza. Quienes optan por esta propuesta cocinan variados productos zonales.


SAN CARLOS DE BARILOCHE .- Con miras a su próxima temporada invernal la capital de los Lagos del Sur renueva su apuesta gastronómica, en forma directa al turismo de buen poder adquisitivo. Se prevén cuatro nuevos restaurantes temáticos y en la estepa se viene llevando a cabo el denominado "retiro gourmet", que combina el descanso con la buena mesa. El primer "SushiClub" y el bistro "I Latinos" ya abrieron sus puertas y hay dos más en marcha antes del invierno.

El chef Richard Oyarzún explicó que el "retiro gourmet es una propuesta de asistir a un curso de cocina, disfrutar de la naturaleza y desconectarse por dos días de la rutina ciudadana". Agregó que "se realiza en un lugar donde no hay televisión, tampoco señal para celulares e internet y no hay acceso directo al automóvil. "Hay tiempo para pensar, meditar, para cocinar y disfrutar de la buena mesa", dijo.

Los retiros se realizan para grupos que no superan las 14 personas. Tienen lugar en el Valle Encantado, a unos 55 kilómetros al este de la ciudad. Se cruza el río Limay y se llega al predio administrado por Carolina y Jorge Pinto.

El programa comienza cuando a cada huésped se le asigna su habitación, todas tienen una hermosa vista hacia la naturaleza y cada asistente recibe una carpeta con el programa y las recetas de cada uno de los platos que se van a preparar. También son presentados los instructores, el chef Richard Oyarzún y la cocinera asistente Bianca Stoppiana.

Los encuentros suelen reunir grupos de lo más heterogéneos, pero que comparten el interés por la buena mesa. En pareja o entre amigos, concurren dispuestos a vivir un fin de semana diferente. Tal es el caso de Eduardo y Bárbara, un reconocido científico y una artista plástica de esta ciudad, quienes calificaron al encuentro como "novedoso, instructivo y muy ameno".

Otros asistentes al retiro inaugural fueron Andrés y Andrea, dos médicos pediatras que llegaron a Bariloche hace 12 meses. Trabajan en un clínica local y representan los vinos de la bodega mendocina Cahuin. Participaron con entusiasmo en las clases de cocina y no perdieron oportunidad de promocionar sus productos, elaborados con uvas plantadas a más de mil metros de altitud.

Por su parte Mavi y Anita son contadoras públicas y trabajan en un organismo oficial. Les gusta la gastronomía y se anotaron en la preparación de cada uno de los platos. Durante su estadía los participantes deben prepararse sus comidas, asistidos por los cocineros del lugar.

El plato del primer día fue una trucha de criadero, marinada y acompañada por verduras. Por la tarde Richard invitó a los asistentes a preparar los "finger food" del aperitivo, entre los cuales se destacaron las aceitunas rebosadas con salsa de tomate, camarones con salsa de chile dulce y otros bocaditos. Por la noche se preparó una pata de capón deshuesada y rellena, cocinada durante tres horas en el hogar.

Al día siguiente, después del desayuno, se preparan los alimentos que serán consumidos en un almuerzo de campo, en medio de la estepa. Para ello los participantes realizan un trekking. Uno de los platos elegidos por Oyarzún es el conejo, que se cocina en n disco, sobre un fuego preparado en un tambor. El conejo se cocina con almendras y condimentos y se acompaña con verduras al wok. "Todos productos frescos, que se pueden tener en huertas domésticas", sostuvo el cocinero.

No hay comentarios :