Gastronomía del mundo moderno en donde el cuchillo no conoce a su dueño

17/8/09

CAUDALIMETRO MENDOCINO

Este invento mendocino permitira economizar agua de riego


El caudalímetro fue el primer premio del concurso "Mendoza Innova 2008". Dos ingenieros en electrónica locales lo inventaron. Lo comercializarán el año próximo.
Ampliar Foto
Crean aparato para medir la savia que permitirá ahorrar agua de riego


* Tiene dos maneras de funcionamiento


Un caudalímetro para medir la savia que circula en las plantas es la carta de presentación de dos jóvenes profesionales que se llevaron con su creación el primer premio del concurso "Mendoza Innova 2008".

El proyecto es obra de los ingenieros en electrónica Gerardo Samsó, de 27 años y Germán González de 39 años, quienes resultaron primeros entre los 48 seleccionados de los cuales 46 fueron presentados en el Gran Mendoza, uno en la zona Este y el otro en el sur provincial.

En concreto los inventores desarrollaron un prototipo de caudalímetro que mide la savia de la vid y que no sólo le sirvió para recibirse de ingenieros en la Universidad Tecnológica Nacional, sino que también fue el pasaje para obtener el premio mayor y poder empezar a comercializarlo a partir del año que viene.

Así, la aplicación práctica de estos dispositivos permitirá a los técnicos y enólogos de las bodegas medir momento a momento el consumo de agua de las vides y por ende no sólo ayudará al consumo racional del agua, sino que también determinará el mejor período enológico de la vid.

"La finalidad de este proyecto es la medición de caudal de savia que circula por la vid y así obtener el consumo de agua de ella. Elegimos un método no invasivo de tal manera que no dañe la planta", apuntó Gerardo Samsó, uno de los ganadores.

Claves del invento

Llegar a elaborar el primer prototipo del caudalímetro significó para ambos ingenieros días y meses de ensayo y aprendizaje.

"La idea de desarrollar un caudalímetro surgió cuando aún éramos estudiantes de ingeniería en electrónica. Todos los años en la cátedra llamada "Proyecto final" recibimos la visita de empresas y organizaciones como el INTA que nos muestran los desarrollos de laboratorio que están realizando y en los que nos hacen saber qué necesitarían para mejorar sus invenciones. En muchos casos necesitan modelos más avanzados ya sea porque esa tecnología es muy cara o porque es casi inexistente en Mendoza", señaló Germán González.

Fue así que con la apoyatura técnica del ingeniero Jorge Pérez Dacuña del INTA y del ingeniero Adolfo González, jefe de de la cátedra "proyecto final" los jóvenes comenzaron el proceso de desarrollar un modelo de caudalímetro que fuera viable a la hora de producirlo en grandes cantidades y comercialmente rentable a futuro para los jóvenes.

"Nos encontramos que ciertos componentes, como por ejemplo algunos integrados de industria nacional, no resolvían los problemas que teníamos, cuando ese mismo integrado de fabricación norteamericana podía solucionarnos más problemas pero lamentablemente no encontrábamos esa tecnología en las casas de electrónica de Mendoza".

"Sin contar que los costos se nos inflaban mucho ya que son componentes atados a precio dólar. Fue así que debimos agudizar nuestro ingenio para buscar una tecnología que nos sirviera a nosotros y también al usuario, pero con componentes y partes que hay en el mercado mendocino", apuntó Samsó.

Desde la visión del ingeniero la información generada se usará principalmente para dos aplicaciones; control del riego y ser una herramienta para los enólogos a la hora de incrementar la calidad productiva de las vides.

"Sabiendo la cantidad de agua que consume la vid podemos estimar cuánto y cuándo regar. De esta manera se le suministra el agua justa a la planta, logrando dos resultados: primero el cuidado del agua, que en nuestra provincia es de vital importancia. Y segundo, someter a la vid a distintos regímenes de riego para poder obtener una mejor calidad de uva", apuntó Samsó.

Según el ingeniero los datos obtenidos ayudarán a la investigación sobre el consumo de agua en diferentes variedades de vides en las mismas condiciones de suelo y clima, obteniendo así una clasificación en cuanto a qué vides son más apropiadas para climas más áridos y cuáles para más húmedos y así dar una mejor calidad de uva.

En su análisis, esto último le dará al interesado una herramienta para poder trabajar sobre distintas cualidades de la uva variando el riego, y así lograr la calidad de uva óptima para poder elaborar un vino de alta calidad.

"El objetivo de nuestro proyecto es brindar una herramienta que el usuario pueda desde un escritorio o desde el viñedo con una PC visualizar el consumo de agua total o por grupos de vid. Para luego trabajar con esos datos sobre el riego u otro proceso", apuntó Samsó.

La empresa propia

En cuanto a la faz comercial y de negocios del proyecto, los $30 mil obtenidos del premio ya tienen un destino cierto: lo usarán para desarrollar mayor tecnología y comprar los chips de los dispositivos que los emprendedores adquieren a precio dólar.

"Con este empuje económico que nos brinda haber obtenido el dinero del primer premio vamos a desarrollar equipamiento e infraestructura. Luego mediremos en escala el funcionamiento de los dispositivos en superficies de viñedos más amplios para luego mostrarlo a los bodegueros el rendimiento de los equipos. Nuestro objetivo es fabricar en cantidad dispositivos y equipamientos para colocarlos en grandes superficies cultivadas de vides", señaló González.

En cuanto a sus planes a largo plazo los emprendedores también ya han diseñado su desarrollo, "esta tecnología de medir la savia es utilizada puntualmente en algunas bodegas de Francia y Estados Unidos, por lo tanto no son de uso masivo".

"Es así que tenemos un gran horizonte de crecimiento ya que nuestros caudalímetros no sólo serán más económicos por ser en su mayor parte producidos con tecnología nacional, sino que también su precio será más conveniente para las bodegas regionales ya que les abarataría los traslados de equipos y los impuestos que sí deberían pagar si los caudalímetros fueran importados. Una vez lograda la escala de ventas en las bodegas de Mendoza y el país, apuntaremos a las bodegas en el exterior"

No hay comentarios :