Gastronomía del mundo moderno en donde el cuchillo no conoce a su dueño

27/1/11

COPA DEL MUNDO DE LA PASTELERIA 2011

La segunda posición en la Copa del Mundo de Pastelería 2011 celebrada en Lyon en el marco del Salón Internacional de la Restauración (SIRHA), ha sido para el equipo italiano y la tercera para el belga.

El equipo español formado por los catalanes Jordi Bordas y Josep María Rodríguez y el granadino Julián Álvarez ha ganado la Copa del Mundo de Pastelería, que se celebra cada dos años en Francia, con un trabajo inspirado en 'La vuelta al mundo en 80 días'.

España ha vencido así por primera vez en este certamen, que este lunes celebró su XII edición, han informado a Europa Press fuentes de la Escuela de Pastelería de Barcelona, donde se han entrenado los ganadores durante los dos últimos años.

Para conquistar al jurado y hacerse con uno de los premios más prestigiosos del sector de la repostería, los tres candidatos españoles, esculpieron un indio de azúcar, un tren de chocolate y una brújula de hielo, inspirándose en "La vuelta al mundo" del escritor Julio Verne.

Bordas es ex alumno de la escuela de Barcelona y trabaja en una pastelería de Viladecans, Rodríguez trabaja en una pastelería de Sant Cugat, y Álvarez es profesor en una escuela de pastelería en Francia.

Los tres practicaban por separado y se reunían periódicamente en la capital catalana para preparar su proyecto para el certamen mundial, en el que incluyeron figuras de hielo.

Trabajo en Equipo
Uno de los miembros del trío ganador, Jordi Bordas, explicó a Efe que en la edición precedente del concurso, que es de carácter bienal, hubo una "muy mala experiencia" entre los concursantes españoles, por lo que en esta ocasión se le ha dado "mucha importancia al trabajo en equipo".

"Hay entre 20 y 40 personas detrás de este proyecto", agregó Bordas, para quién ser un buen pastelero requiere trabajar con "mucha pasión, buena materia prima y cariño".

Este repostero, que dijo necesitar tiempo para "digerir la victoria" lograda ayer sobre los 18 países rivales, aseveró que "para trabajar bien es importante creer en lo que uno hace".

Precisamente la fase más complicada, en palabras de Bordas, fue decidir lo que el equipo llevaría al concurso, en un proyecto que arrancó hace dos años y cobró velocidad tras quedar primeros en la preselección europea de París, el pasado marzo.

"Ha sido mucha dedicación y muchas jornadas dobles, todo el tiempo que teníamos lo dedicábamos al concurso en exclusiva" remachó Bordas, que reconoció "momentos críticos" a una semana del concurso, cuando pensaban que no iban a lograr el resultado deseado.

España logró en el certamen un total de 5.678 puntos, más de 200 puntos de diferencia con respecto a sus rivales más inmediatos, los representantes de Italia y Bélgica, que quedaron en segunda y tercera posición respectivamente.

Se trata de la primera vez que un equipo español vence en esta competición, una de las más prestigiosas del sector, que reunió en Lyon y durante dos días a diecinueve equipos de todo el mundo.

Durante el evento, cada equipo compuesto por un jefe pastelero, un especialista chocolatero y un heladero tenían diez horas para crear tres postres de chocolate, tres helados de frutas, una docena de representativos de las "últimas tendencias" gastronómicas del país concursante, y tres creaciones artísticas de azúcar, chocolate y hielo.

El equipo argentino
En esta oportunidad los pasteleros argentinos no obtuvieron premios. La delegación estuvo conformada por Mario Abán Cruz, Lorena Cánepa, José D’Alonzo, de la Escuela Profesional de Pastelería

No hay comentarios :