Gastronomía del mundo moderno en donde el cuchillo no conoce a su dueño

6/7/11

CHEF MAS PEQUEÑA DEL MUNDO

Se trata de la pequeña Esther Ortiz con tan solo 11 años se dedica a dar clases de cocina para niños y elabora sus propios platos.

Esther Ortiz es de las que piensan que los niños tienen su espacio en la cocina, y no exactamente como simples espectadores.

Lo dice con el convencimiento que le ha sabido dar, precisamente, la experiencia propia, pues a sus 11 años ya se siente cómoda detrás de un counter preparando sus platillos favoritos.



Los confecciona al regresar de la escuela, cuando a su hermano mayor le entra el hambre (“es que él sólo sabe hervir un huevo”, confesó con simpatía) y hasta en las festividades familiares -como el pasado Día de los Padres-, en las que Esther decide agasajar a sus seres queridos con sus creaciones culinarias.

Pero hace unas dos semanas, la preadolescente tomó la decisión de compartir sus destrezas en la cocina con un público mucho más amplio que sus allegados: cientos de niños que asisten a distintos campamentos de verano en la zona metropolitana. Lo hace a través de What’s cooking?, una amena clase de cocina para que pequeñines de tres a doce años aprendan a dar sus primeros pasitos culinarios.

“De verdad que a mí no me gustaba tanto cocinar, pero mami quería que yo lo hiciera y, pues, lo intenté. La primera cosa que cociné fue un arroz con pollo y me quedó ‘mmm’ rico-rico. Me gustó mucho el proceso. Entonces mami me quiso dar unas clases de cocina y me preguntó si quería empezar en esto de What’s cooking?”, explicó Esther, hija de padres publicistas.

Pasito a pasito

La carismática estudiante, que pasará a sexto grado en agosto próximo, destacó que las recetas que enseña en los cursos son divertidas, rápidas y fáciles de hacer, perfectas para principiantes.

Algunas de ellas son, por ejemplo, los sandwichitos de atún en forma de corazón, un refrescante ponche de frutas y su “cereal mágico”, en el que mezcla gusanitos de goma y malvaviscos (marshmallows) con las clásicas hojuelas de maíz.

Una de las mayores ventajas de sus propuestas, sin duda, es que los chiquitos pueden prepararlas solos y sin supervisión adulta, pues no requieren el uso de la estufa, el horno o utensilios cortantes.

“Son recetas sencillas para que, si tú llegas a tu casa hambriento, no tengas que tener a tu mamá al lado para poder cocinar algo. Que, por ejemplo, puedas coger la salsa roja, un poco de queso y un pan, y puedas hacer tu receta de Munchi Pizza o la que sea”, indicó Esther a este diario, justo antes de comenzar uno de sus talleres culinarios en el campamento de la escuela Daskalos.

Ése fue, de hecho, el último que ofreció en esta fase inicial de What’s cooking?, un periodo que se extendió por dos semanas en el que la joven visitó un campamento por día.

La segunda etapa del proyecto, que podría iniciar el mes entrante, contempla incluir las clases en el currículo oficial de algunas escuelas, así como el lanzamiento de una página electrónica en la que los niños podrán compartir sus recetas.

Bocados saludables

Otro atributo importante de los cursos es que les enseñan a los niños a comer nutritivamente. Mientras prepara los alimentos delante de ellos, Esther se encarga de explicarles las bondades que tienen los distintos ingredientes para la salud del cuerpo.

Su madre, Esther Almodóvar, a cargo de la coordinación de las clases, señaló que este enfoque saludable es una de las bases del proyecto, pues reconoce que hoy día muchos pequeños no tienen una alimentación balanceada.

“Es una forma de darles una alimentación sana que les guste a su paladar, les resulte divertida y visualmente atractiva. Todo esto es buscándole como que el gusto a ellos, pero integrando cosas que los beneficien, como la leche, el queso, los jugos de fruta y el pan integral”, concluyó Almodóvar.
Para detalles sobre las clases, llama al 787-602-8821.

No hay comentarios :