Gastronomía del mundo moderno en donde el cuchillo no conoce a su dueño

14/7/10

BRUNCH RESTAURANTES PALERMO LAS CAÑITAS

Los domingos eran sinónimo de una fuente de ravioles en medio de una mesa larga en familia. Soda en un extremo de la mesa, la panera en el otro. La abuela acomodando los cubiertos y los nietos jugando hasta que se hiciera la hora de sentarse a almorzar.

Pero las cosas cambiaron y la imagen anteriormente descripta quedó como una postal de los viejos tiempos. Ni tallarines, ni canelones, ni una mesa familiar extensa. Ahora la moda es salir por Palermo o Recoleta a eso de las once de la mañana y sentarse a "brunchear".

El brunch es la mezcla perfecta entre el desayuno y el almuerzo. Como tantas otras, se dice que es una costumbre que nació hace casi un siglo en los Estados Unidos y que, en un principio, se instaló para picar algo “después de misa” con el objetivo de saciar el hambre tras alimentar durante más de una hora el espíritu.

En la Argentina se implementó hace un par de años, aunque al principio eran pocos los que lo ofrecían, casi todos hoteles cinco estrellas con altos precios que el bolsillo “medio” no podía pagar.

Pero los últimos meses fueron determinantes y hoy, basta con caminar por las calles de Palermo o por los rinconcitos más parisinos de Recoleta un domingo por la mañana para encontrar a jóvenes “cool” leyendo el diario acompañados por una abundante cantidad de manjares que fusionan lo mejor de las primeras comidas del día.

“Básicamente el brunch consiste en ofrecer opciones de desayuno tardío o almuerzo como para el que amanece tarde y quiere un poco de todo”, explicó Agustina Numer, una de las dueñas del restaurante Sirop y Folie, ambos en Barrio Norte.

El día del brunch suelen ser los domingos aunque la alternativa se amplió. “Nosotros bruncheamos sábado y domingo y durante el verano el viernes también, para extender un poco el sentimiento de fin de semana a los que se quedan a trabajar acá”, contó.

La tendencia cada vez se vuelve más amplia y son varios los bares que ofrecen está alternativa. Sebastián Alderete, de Tartine Crepes & Bakery, ubicado a la vuelta del mercado de Pulgas de Palermo, contó que después de tantos viajes a Nueva York se volvió “fanático“ de este servicio y lo implementó en su local.

“El brunch sería lo más parecido a remolonear en la cama hasta tarde, leyendo el diario, comiendo unos huevos bien elaborados, tomando un café colombiano y saboreando el pan recién salido del horno”, añadió y aseguró que en la actualidad se transformó en una comida inventada por los anglosajones para combatir la resaca de la noche anterior.

Por su parte, Rocío García Orza, el alma mater de Oui Oui, otro de los bares de Palermo que proponen el brunch, contó que ideó el menú para que se pueda comer a toda hora, rico, sano y abundante. “Está inspirado en los brunches europeos y un poco basado también en el ‘te-cena’ de los domingos argentinos y el clima relajado del fin de semana”, señaló.

“Se trata de juntarse a comer rico y variado, no tener que ‘almorzar’. Podés armarte un plato variado de verduras, huevo, yogurt, frutas, quesos, dulces, jugos y café todo intercalado lleno de diarios y revistas. Un festín”, agregó García Orza.

No hay comentarios :