Gastronomía del mundo moderno en donde el cuchillo no conoce a su dueño

13/10/08

Una paella gigante en Villa Gesell



13/10/2008 09:13 | El plato fue degustado por 1200 personas y demandó 275 kilogramos de mariscos. El recipiente mide 6 metros de diámetro.

Con desfile de carrozas, elección de la reina y cantantes se realizó una paella para 1200 comensales y el segundo botafumeiro (incensario) más grande del mundo

A despecho de las amenazas del mal tiempo, nublado pero sin lluvia, y con una gran afluencia de visitantes, Villa Gesell festejó este fin de semana la Fiesta Nacional de la Raza en el Mar: un encuentro de culturas, con un atractivo programa para todas las edades.

Los encuentros más importantes fueron el desfile de carrozas realizadas por instituciones educativas, la elección de la reina y la presentación de distintos números artísticos.

Del colorido desfile de carrozas por la avenida 3, que volvió a Villa Gesell luego de una larga ausencia, participaron reinas y princesas de varias localidades de la costa, bomberos voluntarios, autos antiguos y conjuntos tradicionales.

Ante un numeroso público se realizó la elección de la reina. La elegida fue Silvana Calzaferri, una gesellina de 20 años que recibió la corona de manos del intendente Jorge Rodríguez Erneta.

En el santuario de Santiago Apóstol, se echó a volar el botafumeiro, un enorme incensario suspendido de lo más alto de la nave central del santuario, que data del siglo XVI y es el segundo en importancia del mundo. Fue donado por la Xunta de Galicia.


EL PLATO FUERTE

Casi al mismo tiempo, un verdadero ejército de cocineros trajinaba la preparación de otro encuentro tradicional que aporta una justa fama a la fiesta: la gigantesca paella para 1200 comensales, que constituye el centro de un atractivo show que incluye música y bailes regionales españoles.

La paella, que los asistentes pudieron comenzar a degustar alrededor de las 13 de ayer, se preparó con 120 kilos de arroz, 33 litros de aceite, 275 kilos de mariscos y 140 pollos, además de especias, chauchas y otros ingredientes, que se cocinaron a fuego parejo en un recipiente de 6 metros de diámetro.

La preparación de este plato típico demandó varias horas y el cuidado especial de varios cocineros, que no le perdieron el ojo para evitar que algún comensal intentara adelantarse al resto.

No hay comentarios :