Gastronomía del mundo moderno en donde el cuchillo no conoce a su dueño

23/8/11

HOTELES Y RESTAURANTES DE BUENOS AIRES MUCHA COMPETENCIA MENOS INGRESOS

ASI SE REPARTEN LOS COSTOS DE UN RESTAURANTE 


Por la creciente construcción y aperturas de hoteles y restaurantes en la ciudad de Buenos Aires la repartición del turismo se ve afectada por la gran crisis que sufren los paices del primer mundo. De este modo los Europeos que son los que llegan al país y ocupan los hoteles mas costosos hoy elijen reorganizar mejor la el dinero de sus vacaciones.


Aunque dista de ser floreciente, el negocio hotelero suma aperturas. Y algo parecido sucede con la gastronomía, más ágil en abrir que en cerrar restaurantes. En ambos casos existe un denominador común: la ocupación va de aceptable a buena pero los márgenes son cada vez más estrechos.

Los brasileños se han convertido, por lejos, en los principales huéspedes seguidos por chilenos y estadounidenses. Pero el turismo europeo, con fama de alojarse en los cuatro y cinco estrellas, crisis mediante, ha caído de manera abrupta.

“Competimos con el mundo”, explica Pablo Goldszier, titular de la Asociación de Hoteles de Turismo y uno de los dueños del Meliá en Buenos Aires y del Intercontinental en Mendoza.

Goldzier apunta que hay inversores interesados en una actividad cuyos logros hay que esperar con tranquilidad, porque se recupera el capital tras varios años. Los estrenos más significativos de 2011 se concentran en el flamante polo de Puerto Madero y en el Sheraton que se levantará en breve en Tucumán. Ya hay provincias, como Mendoza, que contabilizan cuatro cadenas internacionales (Intercontinental, NH, Sheraton y Hyatt).

A Goldzier no le llama la atención y sostiene que existen varias razones para que Argentina esté posicionada en el mapa del turismo global. Entre ellas, la cada vez más dinámica actividad de ferias y congresos y eventos como los de la Copa América y el circuito Paris-Dakar, al que se agrega una parte del Tour de France en ciclismo en San Juan y Mendoza.

Sin embargo, relativiza el concepto de que hay un amplio margen para seguir creciendo. Un ejemplo es lo que sucede actualmente en Calafate con capacidad hotelera de sobra .

El consultor Martín Blanco asegura que, en volumen, las ventas de los restaurantes cayeron entre 10 y 15% en comparación con 2010. “Es un sector atomizado que no puede trasladar los aumentos íntegramente al consumidor. Se vive un momento de tensión competitiva”, resumió al detallar cómo se distribuyen los costos ( ver infografía ).

Por cierto, en el sector hay inauguraciones resonantes como Almacén de Pizzas, de Ríos de España, inmigrantes gallegos y propietarios de una cadena de bares que se dieron el gusto de un mega local en Unicenter tras desembolsar un millón de dólares.

Otro caso es Tucson, del grupo Facón: destinó idéntico monto para abrir en el hipódromo de Palermo. En los dos y al menos por ahora, hay que esperar mesa

No hay comentarios :